Buscar


warning: Creating default object from empty value in /home/ciudadvi/public_html/portal/sites/all/modules/gallery_assist_lightboxes/gallery_assist_lightboxes_display.inc on line 57.

Un encuentro con el árabe que llevamos adentro

Versión para impresora
aficharabe.jpg

Con el apoyo de la Alcaldía Mayor y la Secretaría de Cultura, se realizará entre el 8 y el 10 de septiembre el Tercer Encuentro Cultural Colombo-Árabe, en Bogotá.

Por Diego Guerrero

Si usted ha fiado un par de zapatos, ha conocido un hombre que se llame Omar (de larga vida) o mujeres con nombres como Soraya (estrella); si ha atravesado uno de los arcos de la plaza de toros la Santamaría, de Bogotá (estilo neomudéjar); si se ha sentido orgulloso de Shakira, si ha tenido por costumbre ver a Yamid Amat, oír a Juan Gossaín, a Julio y a Jaime Sánchez Cristo, o a Camila Chaín o si ha comido -o huido- de una berenjena en una ensalada, entonces usted es colombiano y, por lo tanto, tiene, aunque sea, un pedacito de árabe.

No importa que en sus apellidos no haya ni Hakim ni Manzur ni Yunis ni Zajar ni Haddad ni Fayad. Si usted es colombiano, ya está tocado por la cultura de los no menos de millón y medio de descendientes de árabes que hay en Colombia, según cálculos de la Fundación Encuentro Cultural Colombo-Árabe.

Eso opina Zuleima Slebi presidenta de esa fundación, que entre el 8 y el 10 de septiembre organizará el Tercer Encuentro Cultural Colombo-Árabe, en Bogotá.

El certamen (ver programación aquí) traerá cine, música, gastronomía, exposiciones y conferencias, y es apoyado por la Alcaldía Mayor de Bogotá y la Secretaría de Cultura Recreación y Deporte.

Qué es ser un colombo-árabe

El certamen cultural, académico y social busca “propiciar una reflexión sobre el aporte árabe a la forma de ser colombiana, en qué ha contribuido a la identidad nacional y a su diversidad”, dice Slebi.

La magíster en desarrollo social de la Universidad del Norte explica que los árabes llegaron al país desde hace 120 años. En esa medida, señala que a la manera tradicional en la que los colombianos se entienden a sí mismos, a partir de una mezcla triétnica que combina lo indígena lo mestizo y lo negro, es factible añadirle el aporte de las migraciones.

“Así se incluye el aporte que las distintas migraciones han hecho al país. Por eso con el Encuentro queremos visibilizar lo que -en el caso de los árabes- ha sido invisible por más de un siglo. Si no consideramos las migraciones, no podremos entender lo que significa ser colombiano”, dice la investigadora.

Basta hacer memoria para darse cuenta cómo el modo de ser árabe, venido con quienes llegaron en los distintos momentos, han hecho parte y contribuido a moldear la economía, el periodismo, la academia, la ciencia, el deporte, la industria y, en general, todos los ámbitos del devenir nacional
Slebi explica la 'invisibilización' del aporte de lo árabe, en la medida de que quienes arribaron en la primera ola migratoria de finales del siglo XIX (se consideran tres olas) se mimetizaron en la sociedad existente, como una forma adaptativa.

“En una segunda fase, los integrantes se adaptaron por medio de distintas estrategias en el entramado social. Los hijos hacen sus vidas y hay mezclas, aunque aún la cultura ancestral sigue mimetizada”, explica Slebi.

Agrega que solo luego de los años 70, cuando se ha dado una asimilación de la cultura y, sobre todo, a partir de la Constitución de 1991, cuando Colombia se reconoció como un país pluricultural la comunidad colombo-árabe tuvo la oportunidad de redescubrir su identidad y se empezó a vivir una efervescencia por la búsqueda de sus valores.

Para la presidenta del encuentro esta es también una oportunidad para afinar caminos para la paz.
“Si no reconocemos los orígenes que tenemos los colombianos, lo que nos atraviesa desde el punto de vista del respeto del otro, lo que él tiene de diferente, será muy difícil establecer caminos de tolerancia y respeto que nos lleven a la paz”.

Seguramente, el encuentro sera el momento para que entendamos que estamos más atravesados por la diversidad de lo que sospechábamos y por qué cada vez el pan árabe nos es cada vez menos extraño.

CONSULTE LA PROGRAMACIÓN DEL III ENCUENTRO CULTURAL COLOMBO ÁRABE

Ir al artículo ESPAÑOL Y ÁRABE: BILINGÜISMO DE LO COTIDIANO ⇔