Buscar


warning: Creating default object from empty value in /home/ciudadvi/public_html/portal/sites/all/modules/gallery_assist_lightboxes/gallery_assist_lightboxes_display.inc on line 57.

La manzana Liévano acoge al Edificio Bicentenario

Versión para impresora

La Alcaldesa (D) de Bogotá, Clara López Obregón, presentó a la ciudadanía el Edificio Bicentenario, una construcción moderna que es el inicio de otra etapa para la llamada Manzana Liévano, testimonio vivo de la historia de Bogotá.

 

Por Vespasiano Jaramillo
El Edificio Bicentenario es un espacio lleno de contenidos urbanos y de historia, un lugar en el que se ha tejido buena parte de los conflictos y del desarrollo de la ciudad, un documento vivo y en cuyos límites sigue palpitando, por ser uno de sus centros de poder, Bogotá.

Fue el pasado 28 de octubre de 2011 cuando la Alcaldesa (D), Clara López Obregón, presentó esta moderna edificación, la más reciente obra arquitectónica que se ha agregado a este conjunto en el que hoy funcionan la Alcaldía Mayor de Bogotá, la Secretaría General, la Secretaría de Gobierno y otras entidades que conforma el corazón de la Administración Distrital.

Ubicada entre las calles 10ª y 11, y las carreras 8ª y 9ª, por la Manzana Liévano han pasado grandes personajes de la historia capitalina y en sus terrenos se han edificado casas, palacios y comercios de trascendencia para el devenir bogotano.

Desde el 6 de agosto de 1538, los conquistadores organizaron la ciudad con base en retículas cuadradas muy regulares que fueron abriendo paso a calles y manzanas cuyo eje era la plaza mayor o central.

“La calle no solo era un sendero para recorrer y el camino de los caballos, sino el paso de la procesión, del ejército victorioso, del nuevo funcionario… También, claro está, escenario de las malas noticias, del sepelio, de las desgracias…”, se alcanza a leer en estudios que sirvieron de base para la construcción del Edificio Bicentenario.

En la carrera 8ª funcionó la Cárcel Chiquita, el despacho de los alcaldes, y las oficinas del Cabildo (La Cazuleta) –donde el tribuno José Acevedo y Gómez arengó al pueblo enardecido el 20 de julio de 1810–. También se ubicaron el despacho de los escribanos, la Casa de la Azotea que fue sede de virreyes, domicilio del vicepresidente Francisco de Paula Santander, la Gobernación de Bogotá y la casa de la familia Sanz de Santamaría.
Estas construcciones cambiaron su historia y la historia de Bogotá con los temblores de 1785, 1827, 1917 y 1967.

En el costado occidental de la actual Plaza de Bolívar se construyó el edificio “Galerías Arrubla”, que en 1948 fue obra de una familia dedicada a negocios inmobiliarios. De igual forma, allí funcionó la “Gallera Arrubla” y en la época la Cámara de Representantes tomó en arriendo un área para sus actividades.

En 1866, la propiedad de Juan Manuel Arrubla fue comprada por el Gobierno Nacional que la cambia por el pago de un crédito a Nicolás Daniels (por 100 mil pesos) a quien representa el ingeniero Indalecio Liévano; finalmente, hay un remate público y los predios quedan repartidos entre Daniels, Liévano, la municipalidad y numerosos comerciantes.

“El 18 de mayo de 1900, el edificio de tres pisos de Galerías Arrubla arde por tres días y se destruyen negocios, oficinas, salas de sesión del Cabildo y la Alcaldía. Se culpó a Emilio Streicher, administrador de la sombrerería ´El Progreso´ quien quería cobrar un seguro. Las pérdidas ascendieron a cinco millones de pesos oro de ese tiempo y se quemó todo el archivo del Cabildo, es decir, cuatro siglos de historia de la capital. El Acta de la Independencia quedó reducida a cenizas”.

En 1902, el alcalde Julio D. Portocarrero ordena la construcción del nuevo Palacio Municipal al arquitecto Julián Lombana. Se construye un edificio paralelo en la misma cuadra para negocios. Se exige unidad arquitectónica, en lo que interviene el arquitecto Gaston Lelarge. Se bautiza como “Edificio Indalecio Liévano” a un conjunto que queda terminado en 1910.

Entre 1910 y 1967 no hubo cambios de importancia tanto en el Palacio Municipal como en el Edificio Liévano. Durante la administración del Alcalde Virgilio Barco (1966-1969), se adquieren los predios de la manzana.

Hubo otra remodelación en 1979. En los noventas se levanta el segundo piso del ala norte, y en 2000 se hacen estudios de vulnerabilidad sísmica.

El Bicentenario


El complemento moderno de la Manzana Liévano, el Edificio Bicentenario, tiene una base, un cuerpo y un remate. La cornisa del Palacio es el elemento arquitectónico ordenador y todo compagina con lo histórico y monumental de lo ya construido.

Piedra, vidrio, concreto y metal, son los materiales utilizados en concordancia con lo histórico, hay sensación de transparencia, tecnología y áreas que articulan un auditorio, una sala de crisis y el edificio general que alberga 1.172 puesto de trabajo.

En el acto de presentación y puesta en funcionamiento del edificio, el secretario General de la Alcaldía Mayor de Bogotá, Yuri Chillán Reyes, dijo que la obra es un empate perfecto entre una construcción neoclásica y otra moderna, llevada a cabo con un presupuesto austero.

“Es un edificio que refleja dignidad, trabajo y futuro”, agregó Yuri Chillán al referirse a las actividades que comenzaron a desarrollar los funcionarios distritales en este espacio.
Al respecto, la Alcaldesa (D), Clara López Obregón, añadió: “Todo se construyó en tiempo récord, con un presupuesto de 50 mil millones de pesos que financió también la dotación y con lo que se creó un ambiente de oficina abierta de acceso a sitios de reunión para fortalecer el trabajo en equipo”.

Una escultura de Édgar Negret, “La cascada” (1988), recuerda el compromiso ambiental y la transparencia con que deben servir a la ciudadanía los cientos de empleados del Distrito que trabajarán en la Manzana Liévano, aportando así al progreso de millones de personas de una ciudad compleja, moderna y en permanente crecimiento.

Auditorio y sala de crisis


Condiciones del auditorio, un escenario de comunicación con los ciudadanos y los medios informativos y que servirá para actos protocolarios, reunión de funcionarios de la Alcaldía, ruedas de prensa, conferencias y sala de conciertos:
. 310 plazas de platea.
. 160 plazas en el balcón general del piso 2.
. 28 plazas en dos palcos VIP.
. Piano de cola.
. Cuartos técnicos de ventilación mecánica.
. Trasescena.
. Camerinos.
. Sala VIP.
. Máximo confort acústico.
. Techos técnicos.

La sala de crisis tiene 27 puestos de mesa directiva y 10 operativos. Funcionará mediante modernos sistemas tecnológicos y desde este lugar las autoridades podrán atender las situaciones más extremas que se presenten en la ciudad.