Buscar


Se inaugura el gran Centro Cultural Julio Mario Santo Domingo

Versión para impresora

El cuatro de junio se abre al público el Centro Cultural Biblioteca Pública Julio Mario Santo Domingo, que tendrá la biblioteca más grande de Latinoamérica y una de las mejores salas de conciertos.


Perspectiva digital: Estudio Bis S.A.S.

Gracias a la donación de 36 mil millones de pesos de parte de Julio Mario Santo Domingo, y a la cesión de 5.5 hectáreas por parte de la Alcaldía Mayor de Bogotá, desde el cuatro de junio Bogotá contará con la cuarta megabiblioteca de la ciudad.

Se trata del Centro Cultural que lleva el nombre de su donante, y que se encuentra situado en el Parque Zonal San José de Bavaria, en la calle 170 entre carreras 59 y 64. Más de un millón de habitantes —una cuarta parte de los cuales es población escolar—, de las localidades de Suba y Usaquén, se beneficiarán de un complejo de 23 mil metros cuadrados, que incluye no sólo la biblioteca sino un teatro para conciertos y festivales de teatro, con capacidad para 1.300 personas. Además dispone de un teatro estudio con capacidad para 300 personas y una sala de exposiciones para montajes de pintura, escultura y otras instalaciones artísticas.

La biblioteca cuenta con más de 600 puestos de lectura individual, aparte de cubículos de lectura para dos ó más personas y una sala de trabajo para grupos de 20 personas, lo mismo que salas de Internet, ludotecas, sonotecas y bebetecas, para estimulación temprana de los niños. Pero no sólo habrá ladrillos dedicados a la noble tarea de la música y las letras. El Centro Cultural está rodeado de un gran parque con un área de 5.5 hectáreas, con amplios andenes, senderos peatonales y juegos infantiles.

Ambas obras, el centro y el parque, fueron diseñados con el máximo cuidado por el arquitecto Daniel Bermúdez, quien estuvo atento a todos los pormenores de la obra. «Hasta la ubicación de la cafetería se pensó en detalle, para que no se filtren olores o ruidos. Toda la estructura tendrá materiales austeros pero duraderos», señala el arquitecto encargado del diseño.

La tecnología también forma parte del alma de este centro cultural. No faltarán las más avanzadas herramientas multimedia, como tableros interactivos en las dos Aulas Múltiples y Salas de Capacitación, además de equipos de video-conferencia, puntos para la reproducción de video, compatibles con tecnología Blue Ray, red de Wi-Fi y software Jaws de lectura de pantalla; máquinas inteligentes de lectura de los volúmenes e impresoras braille para las personas con discapacidad visual y auditiva.