Buscar


warning: Creating default object from empty value in /home/ciudadvi/public_html/portal/sites/all/modules/gallery_assist_lightboxes/gallery_assist_lightboxes_display.inc on line 57.

Los parques bogotanos son espacios de vida, recreación y contacto con la naturaleza

Versión para impresora

Luis Fernando Martínez
Asesor Observatorio de Culturas, SCRD

La política pública de deporte, recreación y actividad física para Bogotá 2009-2019, desarrollada a partir del año 2009, mediante un ejercicio participativo con ciudadanos y organizaciones de las 20 localidades de la ciudad, tiene como uno de sus objetivos principales «mejorar los parques, escenarios y entornos»1, a través del mantenimiento y construcción de la red de parques distritales que en la actualidad suman 5.204 entre regionales, metropolitanos, locales, vecinales y de bolsillo.

Así, el derecho a la ciudad no es ni será una frase muerta del plan de desarrollo: los parques y zonas verdes no son solamente el pulmón de las ciudades. Estos espacios públicos son fundamentales en la vida de los ciudadanos, y en ellos se dan las principales manifestaciones colectivas de goce, recreación, actividad física y esparcimiento.

Esos espacios verdes, con canchas, árboles, juegos infantiles, senderos y bancas, también evocan nuestro pasado, nuestro presente y nuestro futuro. El parque es el sitio donde hicimos los primeros amigos, fortalecimos las buenas relaciones con los vecinos, compartimos con extraños (que después de un tiempo dejaron de serlo), disfrutamos de la compañía de nuestros padres, hicimos nuestras primeras citas amorosas… este es el mismo lugar donde ahora vamos a conciertos, o jugamos arduas competencias amigables o, simplemente, leemos un buen libro y así mismo será el sitio al que llevaremos a nuestros hijos, los veremos crecer y crear sus propias historias de vida como lo hicimos nosotros con nuestros padres.

Por eso, uno de los factores más vitales de un vecindario, como también de una gran ciudad, es el grado de apropiación y de significación de sus parques. Es inimaginable como sería la vida de Nueva York sin su tradicional Central Park, o de Medellín sin su Parque de Berrío, o de Cali sin el Parque de la Salud o de Barranquilla sin el Parque Paseo Bolívar. O de Bucaramanga, que ha hecho de todos sus parques la esencia misma de su orgullo para ostentar el nombre de la Ciudad de los Parques, todos ellos emblemas para sus ciudades y elementos fundamentales en la vida de sus ciudadanos. Como también lo es en Santiago de Chile el parque Metropolitano, en Londres el Hyde Park, en Amsterdam el Voldempark, en Vancouver el Stanley Park, en Tokyo el Ueno Park, en Munich el Englischer Garten, en México el Parque de Chapultepec, y en Buenos Aires el Parque Lezama, ese sitio donde comienza la gran novela de Ernesto Sábato, Sobre Héroes y Tumbas, y en donde Martín, un muchacho solitario, conoce a Alejandra, el tormentoso amor de su vida. Esta misma situación es identificada por los bogotanos, en cuya ciudad los parques juegan un papel protagónico en la vida de los ciudadanos.

«Esos espacios verdes, con canchas, árboles, juegos infantiles, senderos y bancas, también evocan nuestro pasado, nuestro presente y nuestro futuro»

Así sucede en parques metropolitanos que van desde el Parque Simón Bolívar, el Parque El Tunal, el Parque del Lago y el parque Ciudad Montes, hasta los humildes y cálidos parques de bolsillo en donde juegan los niños y descansan los adultos mayores. Los festivales al parque —Rock al Parque, Salsa al Parque, Hip Hop al Parque, Jazz al Parque, Ópera al Parque— o el Festival de Verano, lo mismo que tradicionales eventos deportivos como el campeonato de fútbol del Olaya, fueron siempre pensados como espacios de convivencia y apropiación ciudadana de estos bellos espacios públicos. De acuerdo con los resultados de la Encuesta Bienal de Culturas2 el parque es el sitio predilecto por quienes practican una actividad física o deportiva (67%). Así mismo, es uno de los espacios más representativos y visitados (75%) por los bogotanos y bogotanas. De la misma forma, aspectos relacionados con las características de los parques de la ciudad son bien calificados; según los datos de la misma encuesta en su última versión3, los bogotanos consideran a sus parques como amplios (63,4%), agradables (61,6%) y limpios (52,3%), aunque los temas de equipamientos sólo tengan una conformidad del 37,1% y la percepción de seguridad sólo alcance el 33,4%. Este último aspecto, probablemente ligado a la expropiación de estos espacios por parte de algunos actores generadores de miedo en la ciudad (pandillas, consumidores y expendedores de drogas, paseadores de perros que convierten los parques en letrinas, etc.). Recuperar esos espacios debería ser un reto de los ciudadanos y del gobierno en el corto plazo.

Esta apuesta por los parques y zonas verdes de la ciudad para garantizar el ejercicio de los derechos culturales, recreativos y deportivos, sólo se logra mediante la promoción de valores ciudadanos y democráticos, el respeto a los demás, el uso y cuidado del espacio público y la apropiación comunitaria —allí donde se gesta el sentido de pertenencia—, para que cada día más ciudadanos, los que nacimos aquí, los que vinieron de otras partes, los que residen en Bogotá y los que la visitan, todos podamos sentir que esta ciudad es nuestra ciudad. Ese es, ni más ni menos, el ‘derecho a la ciudad’ que está propuesto en nuestro Plan de Desarrollo.

1 Política Pública de Deporte, Recreación y Actividad Física para Bogotá 2009- 2019, página 66
2 Resultados Encuesta Bienal de Culturas 2007, consultados en el portal www.culturarecreacionydeporte.gov.co
3 Resultados Encuesta Bienal de Culturas 2009, consultados en el portal www.culturarecreacionydeporte.gov.co

NOTICIAS RELACIONADAS