¿Réquiem por el libro?