Buscar


warning: Illegal string offset 'module' in /home/ciudadvi/public_html/portal/sites/all/modules/share/widgets/share_widget/share_widget.page.inc on line 40.

Compartir

OFB: Habitante musical de la ciudad

Versión para impresora

Por María Claudia Parias Durán
Directora General Orquesta Filarmónica de Bogotá

Un frío lunes de febrero pasado, más de 1.500 personas vencieron el letargo de la lluvia para llenar las sillas del Teatro Jorge Eliécer Gaitán. Asistían al concierto del tenor peruano Juan Diego Flórez, invitado a los 35 años de existencia de la Ópera de Colombia. Días antes, músicos de las orquestas Filarmónica de Bogotá y Sinfónica de Colombia ensayaron, bajo la batuta del maestro italiano Alessandro Vitiello, las oberturas y arias elegidas para la ocasión.



La semana anterior, la Orquesta Filarmónica de Bogotá, entidad adscrita a Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte, había inaugurado su temporada 2011 bajo la dirección del maestro Enrique Diemecke, su director titular, con un programa en el que participó la pianista Blanca Uribe, el concierto en Do mayor K. 467 de Mozart. Más de 100 músicos interpretaron, también, la Quinta Sinfonía de Gustav Mahler.

Un eje fundamental de la programación 2011 de la OFB es celebrar efemérides de compositores como Mahler, Liszt, Hovhaness y Gian Carlo Menotti, algunas de cuyas obras se escucharán por primera vez en Colombia. Estos homenajes forman parte de una temporada de 75 conciertos en diversos auditorios, el principal de los cuales continúa siendo el León de Greiff de la Universidad Nacional, donde, todos los sábados sucede lo que los asiduos llaman «un ritual musical ». Allí, la OFB presenta un promedio de 25 solistas internacionales, 13 directores extranjeros y 10 solistas nacionales.

«La Filarmónica de Bogotá desarrolla una misión cultural enorme. Al ver el vasto repertorio que ella ha cimentado, y que cubre desde el inicio de la sinfonía clásica con Haydn hasta la monumental Turangalila de Messiaen, pasando por Beethoven, Schubert, Brahms, Bruckner, Mahler, Sibelius, Shostakovich y Prokofiev, se comprende que su misión de formación musical entre ejecutantes y oyentes es sobresaliente», dice el experto Bernardo Hoyos.

Además de esos recitales, la OFB ofrece anualmente más de 11 conciertos en los parques de todas las localidades de Bogotá para vincular de forma creativa a un promedio de 15.100 personas al año, al interpretar repertorio colombiano en arreglos sinfónicos y de música clásica familiar. Allí se congregan desde metaleros y punks hasta abuelitas de ruana y desde señoras con abrigos de piel hasta bebés de brazos, para validar que la Orquesta Filarmónica de Bogotá es la entidad de mejor gestión de la ciudad, según lo registra la Encuesta Bogotá Cómo Vamos 2010. El año pasado, la OFB fue acreedora de importantes reconocimientos nacionales como el premio El Colombiano Ejemplar en la categoría de mejor entidad cultural y el premio Nuestra Tierra a Mejor interpretación folclórica por El Pescador en el disco Mestizajes.

La OFB también ofrece conciertos didácticos en todos los colegios distritales de la ciudad. Sus alumnos han plasmado los más deliciosos comentarios sobre estos eventos: «Señores de la Orquesta: les quería decir que me gustó la Orquesta y quisiera volver a escucharla. También me gustó Mozart y Nanis y Chito y el director que manejaba esta Orquesta. Ustedes nos enseñaron que podemos cumplir nuestro sueños sin miedo», escribió en una carta Yeimi Carolina Zambrano, estudiante de cuarto grado del IED Francisco Berbeo, a propósito del concierto La magia del hombre, sobre la vida y obra de Mozart.

Como lo hace desde su fundación en 1967, la OFB continuará en 2011 produciendo conciertos especiales para los pequeños. Con sus antiguos programas para televisión y radio como Música para todos, Música para mirar y Actualidad cultural, la Orquesta cumplía su labor didáctica con esquemas muy similares a los del famosísimo programa español El conciertazo.

Este año, la OFB presentó, con la compañía catalana Per Poc, un montaje de Pedro y el Lobo al que asistieron 16.678 pequeños de Bogotá. En el segundo semestre montará Viaje alrededor del mundo en 80 minutos, con música clásica de diversos países del mundo y la vinculación de prestigiosas compañías de teatro infantil. En octubre ofrecerá propuestas como Puerto Candelaria Sinfónico y presentará la emblemática Octava Sinfonía de Mahler, llamada la Sinfonía de los mil, con la participación de más de 400 músicos en escena. Una obra nunca antes interpretada en el país, cuya puesta en escena es, sin duda, un hecho histórico. «La OFB es emblemática de la ciudad de Bogotá no como un simple gesto vacuo de tradiciones europeas, sino porque sus habitantes la sienten suya. Su existencia no obedece a que una capital del siglo XXI deba tener hoteles, restaurantes, avenidas, escenarios culturales y orquestas, sino porque se ha convertido en una necesidad sentida surgida de las ansias culturales de los bogotanos.

En una ciudad económicamente estratificada, los oyentes de la OFB sólo pertenecen a un estrato: el de la buena música», opina Ellie Anne Duque en su artículo Epílogo del libro Orquesta Filarmónica de Bogotá, 35 años tocando el alma de la gente.